medida que las empresas experimentan la transformación digital, queda cada vez más claro que la infraestructura de nube desempeña una función importante, y la mayoría de las empresas tendrán que utilizar varias plataformas de nube, si es que no lo hacen ya. La pregunta, desde la perspectiva de la infraestructura, pasa a ser cómo garantizar que la inversión que realice hoy sea compatible con la nueva normalidad de la nube híbrida y la realidad de los presupuestos limitados.