En la actualidad, los clientes son muy exigentes en lo referente a la prestación de servicios. Si un sitio web o una aplicación se paralizan momentáneamente, no se quedan esperando a que vuelva a funcionar. El tiempo de inactividad puede costar muy caro, y de ahí viene la gran importancia que tiene la escalabilidad.

La pregunta es, ¿qué estrategia de escalabilidad permitirá a su empresa prestar servicios sin interrupciones a los clientes sin arruinarse? ¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de la escalabilidad en las instalaciones, en la cloud pública o en la cloud híbrida? Descubra cómo sopesar los riesgos y las ventajas de cada opción para poder elegir la estrategia de escalabilidad adecuada para su empresa.